¿Es necesario contar con leyes de propiedad sobre productos de la naturaleza? De ser así, ¿cuál debería ser el alcance de la propiedad intelectual en estos casos?, ¿deben los productores pagar regalías por el producto de su trabajo? La posibilidad de patentar las semillas es reciente, desde hace apenas unos 30 años, y la evidencia internacional ha demostrado que los sistemas de mayor protección, como el de patentes, generan más concentración económica.

VideoSemillasEn Argentina, hoy conviven dos leyes contrapuestas para la producción y el uso de tales bienes: la de semillas, del año 1973, y la de patentes, de 1996. La primera respeta el derecho del obtentor y de los investigadores que quieran estudiarlas o trabajar con ellas; la segunda en cambio, restringe el acceso a estos recursos esenciales para la producción agraria, puesto que exige el pago de un canon por la tecnología que pueda ser incluida en ellas.

En Fundación Cenit/Centro Steps América Latina somos conscientes de la importancia de las semillas, no solo para el desarrollo productivo de un sector tan central para la economía del país como lo es el agrario, sino también para sostener e impulsar la soberanía alimentaria nacional. Consideramos que las semillas cumplen un triple rol para la sociedad: social, productivo y biológico, y qué es necesario contar con herramientas capaces de garantizar el acceso a estos bienes, frente al escenario actual de mayor protección.

videossemilla2Por eso, no solo estamos investigando este tema desde hace más de una década; también trabajamos en la difusión de este tema y promovemos el debate, en busca de alternativas que se ajusten a las necesidades de los diversos actores involucrados, que sean más consensuadas y democráticas. En este sentido, por ejemplo, nos reunimos a reflexionar sobre el tema en una charla debate que desarrollamos junto con la Universidad de Tres de Febrero, y hemos elaboramos un video introductorio, para que puedas entender mejor de qué se trata y sumarte al debate.

Elegí la versión que te resulte más explicativa y compartila entre tus contactos. Así podremos ser más quienes nos involucremos, nada más y nada menos, que en la definición del futuro de la producción de nuestros alimentos.

  1. Dueños de las semillas: Algunos consideran necesario proteger los desarrollos tecnológicos que incluyen las semillas con patentes, otros defienden que las semillas (o cualquier otro organismo de la naturaleza) no deberían tener dueño. ¿Cuál es la importancia de debatir estos temas y buscar alternativas?
  2. Semillas, patentes y algo más: estamos pensando en la posibilidad de contar con un nuevo paradigma regulatorio para las semillas, que permita cocrear una herramienta técnica que garantice el acceso al conocimiento, la posibilidad de compartirlo y de reusarlo. Específicamente, estamos evaluando diferentes modalidades de lo que se conoce como código abierto, un sistema de propiedad intelectual que se originó con el software. El objetivo es tratar de adaptarlo, con la multiplicidad de opciones que ofrece, a las particularidades materiales de la semilla.
  3. Semillas y soberanía alimentaria: Los avances biotecnológicos y las nuevas regulaciones internacionales quieren ponerles dueños a estos bienes naturales, mediante leyes de propiedad intelectual que modifican los modos de producir y pueden afectar la producción local de alimentos.