Las experiencias de ciencia abierta y ciudadana proliferan en Argentina pero de manera aislada. Para reunirlas y generar una comunidad local, ya tiene fecha el primer workshop sobre este tema en el país.

La ciencia abierta en una forma de hacer ciencia promete revolucionar la producción de conocimiento científico, que se caracteriza entre otras cuestiones porque deja disponibles tanto los instrumentos de trabajo como los resultados intermedios y finales que se obtienen a lo largo de ese proceso.

Por su parte, la ciencia ciudadana se refiere a el aporte que los ciudadanos hacen al conocimiento científico, por ejemplo, a través de investigaciones colectivas en las que confluyen total o parcialmente científicos profesionales junto a gente que no se dedica a las ciencias pero que aporta su esfuerzo de forma voluntaria.

Ambos modos de hacer ciencia están creciendo a nivel mundial y Argentina no es la excepción.  El mapa de experiencias locales que ha elaborado el Centro de Investigaciones para la Transformación (CENIT) es un ejemplo que da cuenta de ello. “Hay un montón de iniciativas de ciencia abierta y ciencia ciudadana distribuidas por todo en el país, en disciplinas bien diferentes como biología, ecología, paleontología y astronomía”, comenta Mariano Fressoli, a cargo del equipo de investigación sobre este tema en CENIT, pero lamenta que “la mayoría no se conocen entre sí”.

Por eso, en busca de generar un espacio de encuentro para compartir tales iniciativas, en conjunto con  CientópolisRed de Educación Abierta decidieron organizar el Primer workshop de ciencia abierta y ciudadana en Argentina. El encuentro se desarrollará en el planetario de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), el próximo 3 de noviembre, y está dirigido no solo a quienes participan en estos modos de hacer ciencia, sino también a científicos e interesados que quieran experimentar con algún desarrollo -ciencia ciudadana, gestión de datos abiertos o repositorios, por ejemplo- y no saben cómo empezar ni qué herramientas hay disponibles o qué tipo de resultados pueden obtener.

“Nos parece importante que podamos conocernos para unirnos, potenciarnos y colaborar”, destaca Diego Torres, de Cientópolis, y agraga que también esperan “empezar a discutir modos de articular estas formas de hacer ciencia con las políticas actuales de publicación y evaluación”.

Por otro lado, adelanta que mientras continúan recibiendo ideas de posters, talleres y mesas de debate, ya hay paneles de discusión confirmados sobre ciencia ciudadana y datos abiertos. “El encuentro cerrará con una mesa de reflexión sobre políticas públicas para la ciencia abierta, para la cual ya tenemos confirmada la presencia de gente de los ministerios de ciencia y tecnología  de la nación y de Córdoba”, afirma Torres y advierte que el cronograma de actividades se irá actualizando de manera frecuente en la página del evento.

“A través de este workshop, esperamos sumar la mayor cantidad posible de experiencias y gente interesada en ciencia abierta y ciudadana, para comenzar a construir una comunidad de prácticas y pensar formas de transición hacia una ciencia más abierta y colaborativa”, concluye Fressoli.