La literatura de desarrollo desde hace bastante tiempo viene alertándonos acerca de los efectos negativos que una excesiva especialización en recursos naturales (RRNN) puede crear. Se han identificado un número importante de problemas, pero los que más han preocupado a los especialistas en innovación son los vinculados a la supuesta baja capacidad que tienen los RRNN de aplicar nuevo conocimiento e innovar y de incentivar innovaciones aguas arriba y aguas abajo. La recomendación para los países ricos en RRNN por años, por lo tanto, ha sido imponer gravámenes a la explotación de dichos recursos e incentivar, en general, industrias intensivas en conocimiento.

La mayoría de los países en desarrollo, sin embargo, siguen estando todavía altamente especializados en RRNN. Aun luego de años de políticas orientadas a revertir esa especialización. Una parte de la literatura en innovación, por lo tanto, ha empezado a indagar, con mayor cuidado, qué oportunidades están abriendo las industrias de RRNN para aplicar conocimiento, innovar y volverse más dinámicas y, al mismo tiempo, para incentivar el desarrollo de innovación en otras industrias. Un argumento que está ganando cada vez mayor importancia, es que en un contexto de fuertes cambios de mercado y tecnológicos durante los últimos 20 años (i.e. por un lado, la demanda de RRNN ha crecido ampliamente -y sus precios- y por otro, ha habido importantes desarrollos en tecnologías cercanas a los RRNN), existen hoy oportunidades para la innovación y el dinamismo en asociación con los RRNN que antes eran inexistentes. Merece la pena estudiar la producción de RRNN en este nuevo contexto para entender los desafíos y oportunidades que enfrentan los países especializados en RRNN.

 

Documento de Trabajo de la Red Mercosur 01/2014

 

Leer en PDF