Creada en 2004, con la llegada del Partido de los Trabajadores a la Presidencia, la Red de Tecnología Social (RTS en portugués) fue un experimento en el desarrollo de tecnologías para la inclusión, una forma de empoderar actores de la sociedad civil y un intento de re-orientar parte de la agenda de Ciencia y Tecnología en Brasil. Desde el principio, la RTS dependió de una alianza híbrida entre movimientos sociales, ONGs, instituciones nacionales como el Ministerio de Ciencia y Tecnología, y empresas públicas como el Banco de Brasil y Petrobras. Esta forma de organización le permitió crear un Banco de tecnologías sociales, desarrollar experiencias y tecnologías a escala nacional, y alcanzar más de 900 adhesiones institucionales, incluyendo organizaciones de Colombia y Venezuela. No obstante, los planes para institucionalizar sus políticas y expandir los proyectos a mayor escala hicieron crujir la estructura de gobierno de la RTS. Como resultado, su organización se deshizo debido a las diferentes expectativas y las tensiones entre los actores de la sociedad civil y las instituciones públicas. La corta historia de la RTS muestra las dificultades que los movimientos de innovación de base enfrentan a la hora de insertar sus modelos y formas de intervención en diferentes espacios institucionales. También permite visualizar los dilemas que surgen cuando se pretende generar procesos de inclusión al mismo tiempo que se buscan procesos de transformación estructural. En este trabajo, analizamos las orígenes de la RTS, sus marcos de producción de conocimiento, espacio de experimentación y tecnologías ejemplares. El objetivo del análisis es comprender de qué forma este movimiento híbrido intentó construir senderos alternativos hacia el desarrollo sustentable y la inclusión social. Leer trabajo en PDF