Por Julieta Arancio

La recientemente creada Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires encargó  a la Universidad Nacional de la Plata (UNLP) la elaboración de un diagnóstico para conocer las características de uso de agroquímicos y su peligrosidad en áreas urbanas, periurbanas y rurales. Hasta el momento sólo existían investigaciones aisladas sobre esta temática pero no un informe a escala provincial.

El pasado 22 de abril, en la sede de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la UNLP, los doctores Santiago Sarandón y Juan C. Colombo presentaron los resultados de dicha investigación ante las autoridades de la Defensoría, el Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia y la Universidad, en un acto abierto al público.

El objetivo del informe era brindar información sobre el impacto ambiental y en lasalud que el uso de agroquímicos tiene en la Provincia en la actualidad, para poder establecer pautas de uso responsable. La motivación por este tipo de estudio responde a uno de los principales cuestionamientos al modelo actual de producción agropecuaria basado en el uso intensivo de insumos agroquímicos. Para la producción de todos los cultivos, sean de consumo doméstico o de exportación, se aplican una gran variedad principios activos químicos de diversa toxicidad. No todos los cultivos demandan los mismos principios ni en las mismas dosis y también las técnicas de aplicación son distintas (por ejemplo, se puede fumigar desde el piso o desde el aire).

Esto implica que en la actualidad se están liberando al ambiente una gran variedad de productos químicos que se  alojan en el suelo, el agua, el aire o que incluso pueden dejar residuos en los mismos productos que consumimos.

A partir del relevamiento y los análisis realizados por los investigadores, el informe arroja como resultado (entro otros) un mapeo de la peligrosidad relacionada al uso de agroquímicos en la Provincia. Ésta es definida para cada actividad agropecuaria, teniendo en cuenta cuán tóxicos son los productos aplicados y en qué cantidad se aplican. De esta manera, cuando se estudia el uso de agroquímicos y sus efectos sobre el ambiente y la salud,  lo importante es observar cómo se los utiliza y no tanto qué especie los necesita más (soja, maíz, trigo).

El estudio analizó cinco zonas en la provincia, caracterizando cada una por porcentaje de superficie afectada a distintas prácticas agrícolas, agroquímicos mayormente empleados y planteo técnico (modelo productivo) utilizado. Se estudiaron los sistemas típicos agrícolas y también las zonas hortícolas periurbanas, ya que tanto la explotación a gran escala como la producción hortícola han intensificado el uso de agroquímicos.

Entre los daños ambientales principales derivados del uso intensivo de agroquímicos se pueden contar la contaminación de suelos y fuentes de agua potable, la disminución de biodiversidad y la pérdida de resiliencia (capacidad de recuperación) de los ecosistemas. Por otro lado la exposición de los seres humanos (productores, vecinos, consumidores) a estos químicos, ya sea aguda o crónica, puede causar daños de diversa índole en la salud, como vienen mostrando numerosas investigaciones. Una situación que se agrava por la utilización irresponsable (por desconocimiento o desidia) de los productos y sus envases, o la utilización de productos que ya han sido prohibidos como el Endosulfan, DDT o Dieldrin.

El informe presentado por la UNLP resulta de gran importancia porque sienta precedente sobre un problema ambiental y de salud en una de las regiones con suelos más fértiles del mundo, donde conviven la producción de commodities agropecuarias de exportación en pocas explotaciones de gran tamaño (fundamentalmente soja) con la producción hortícola en explotaciones más pequeñas de las zonas periurbanas del Gran Buenos Aires y el Gran La Plata (“cinturón verde”). Todo esto en una de las provincias más densamente pobladas del país.

Principales hallazgos del informe

En cultivos tradicionales

  • No es el cultivo en si (la especie elegida) sino el modelo productivo el que determina cuáles agroquímicos y en qué cantidad son liberados, definiendo su peligrosidad potencial
  • Los cultivos de verano (maíz, girasol, soja), por su planteo técnico, resultan intrínsecamente más peligrosos que los de invierno (trigo, cebada, etc.). Es decir, utilizan mayor cantidad de agroquímicos y de mayor toxicidad.
  • La presencia de agroquímicos en el ambiente sigue un patrón estacional, siendo la etapa de mantenimiento de los cultivos la que mayor liberación provoca.
  • Las zonas con predominio ganadero mostraron menor uso de agroquímicos y de menor toxicidad que las zonas agrícolas.

En cultivos intensivos (cinturón hortícola)

  • Se contabilizaron más de 60 principios activos en uso en total, complejizando el panorama a la hora de tomar decisiones públicas que regulen el proceso
  • Los cultivos bajo cubierta, junto con los cultivos de papa, cebolla y el tomate al aire libre son los que utilizan mayor variedad de agroquímicos en su ciclo.
  • En todos los cultivos hortícolas más del 40% de los productores utilizan principios activos que pertenecen a clases toxicológicas de extremada o alta toxicidad (Ia, Ib y II), lo que significa un alto peligro potencial de esta actividad tal como se la realiza en esta región

Análisis de muestras de suelos y aire

  • Los datos de suelos muestran un patrón espacial decreciente desde las zonas hortícolas hacia el sur de la provincia con predominancia de Endosulfanes y aportes puntuales de Dieldrin y DDT (compuestos prohibidos). Como el suelo aloja productos químicos  por largo tiempo, se puede interpretar el hallazgo de estos productos prohibidos como rezagos persistentes de fumigaciones pasadas.
  • En las muestras de aire también predominan los Endosulfanes (prohibidos) y en menor medida Clorpirifos, ambos de uso intensivo en varios cultivos incluyendo la soja. Este hallazgo en el aire sugiere, a diferencia del anterior en suelo, que a pesar de su prohibición se continúa utilizando endosulfán en la actualidad (o muy recientemente).
  • Durante el verano las concentraciones de plaguicidas en el aire se disparan (en promedio son 25 veces más altas). Entre ellos los productos con mayor peso son  Endosulfanes (prohibidos) y Clorpirifos. Nuevamente este hallazgo da cuenta de la utilización reciente de productos prohibidos. En perspectiva internacional, la concentración que se encuentra en esta etapa del año es similar a la que reportan los países de mayor contaminación ambiental del mundo, como India.
Refleja  el impacto potencial de los agroquímicos para cada partido a partir de la combinación de la actividad realizada y la tecnología empleada. Colores más oscuros muestran mayor agresividad

Índice de agresividad de la actividad agropecuaria en la Provincia de Buenos Aires. Refleja el impacto potencial de los agroquímicos para cada partido a partir de la combinación de la actividad realizada y la tecnología empleada. Colores más oscuros muestran mayor agresividad

El informe permite comprender claramente que el problema con los agroquímicos no está en qué se produce, sino cómo se produce. Tanto la producción de commodities de exportación como la soja como productos de huerta como la lechuga y el tomate están contaminando el ambiente, como muestran los resultados de aire y suelos. El modelo de producción actual es  intrínsecamente peligroso porque se basa en la aplicación  gran cantidad de agroquímicos de diversa toxicidad, con riesgos para la salud y el ambiente en el que vivimos.

Los datos obtenidos dan cuenta del alto costo ambiental y sanitario que implica intensificar la producción agropecuaria. Como permite observar el informe de la UNLP, las consecuencias no son lejanas en el tiempo, la evidencia de contaminación se observa hoy en aguas, suelos y alimentos. En este contexto, es cada vez más difícil justificar el uso intensivo de agroquímicos. La justificación de esta forma de uso en términos de incremento del rendimiento por hectárea en realidad esconde una variedad de costos ambientales, de salud y sociales.

El problema de los agroquímicos excede las preocupaciones ambientales y se está convirtiendo cada vez más en una tema urgente de salud pública. Negar el tema no va a solucionar el problema. Es necesario pensar de forma urgente alternativas de producción menos contaminantes. De lo contrario seguiremos exponiendo  a la población a  sufrir daños irreversibles no sólo ambientales sino también de salud.

El informe puede descargase desde este link: http://www.agro.unlp.edu.ar/novedad/presentacion-del-informe-de-uso-de-agroquimicos-en-la-provincia-de-buenos-aires