En unas semanas se lanzará el nuevo libro de Adrian Smith, Mariano Fressoli, Dinesh Abrol, Elisa Arond y Adrian Ely, en el que estos investigadores del Centro STEPS analizan estrategias alternativas al desarrollo, a través de seis movimientos de base que surgieron en América Latina, Europa e India, los desafíos que enfrentaron y las dificultades que debieron superar. La introducción del libro ya se encuentra disponible y se puede bajar desde aquí.

La idea de13558894_10154326358308545_5055322793426075709_o innovación ha cobrado gran relevancia durante los últimos tiempos y se ha posicionado como un recurso vital para enfrentar los desafíos globales del desarrollo sustentable. Lo que a veces  se olvida es que , desde hace décadas grupos de base, comunidades activistas y científicos e investigadores están desarrollando soluciones comunitarias innovadoras para resolver situaciones vinculadas a la justicia social y el medioambiente.

Adrian Smith, Mariano Fressoli, Dinesh Abrol, Elisa Arond y Adrian Ely, todos investigadores del Centro STEPS, lo demuestran en el libro Grassroots Innovation Movements (Movimientos de innovación de base), que será publicado a fines de agosto por la editorial Routledge, de Inglaterra, en el que analizan seis casos originados en América Latina, Europa e India.

A través de los distintos capítulos, permiten conocer cómo surgió cada uno de ellos en qué contexto histórico particular y por qué han logrado elaborar estrategias variadas y alternativas de innovación y desarrollo. Además, el libro explora los espacios en los cuales cada uno de estos movimientos de base ha crecido (o al menos, ha intentado hacerlo), poniendo especial atención en las limitaciones y desafíos que han tenido que enfrentar.

En todos los casos, los investigadores detectaron que el denominador común de este tipo de iniciativas es el fuerte compromiso en busca de ampliar el acceso a las herramientas necesarias para construir alternativas al desarrollo, teniendo en cuenta los cambios tecnológicos y sus impactos en el modo de vida y el medioambiente.

“El objetivo de este libro es hacer más visible la innovación que promueven los movimientos de base y aprender de sus experiencias, de modo que las personas puedan entenderlos, valorarlos y comprometerse con ellos en busca de alcanzar tipos de desarrollo más sustentable”, escriben los autores en el prólogo de este libro, y destacan: “nos interesa conocer cómo estos grupos y redes responden a las preguntas sobre el desarrollo, como buscan expresar sus valores en sus actividades de innovación y qué le da forma a sus actividades alternativas”.

En detalle, los seis casos analizados son:

  • Movimiento para la producción social útil (The movement for socially useful production, Inglaterra, 1976-1986): surgió durante un período de crisis económica en el que se perdían muchos puestos de trabajo en las fábricas inglesas. Involucró una mezcla inusual de ingenieros, trabajadores y activistas, y generó una combinación de movimientos sociales diversos que incluyó sindicados, pacifistas, activistas comunitarios, científicos e incluso ambientalistas y feministas. Ofreció una crítica a las instituciones existentes para la innovación social y generó una serie de iniciativas prácticas que anticiparon procesos más democráticos para delinear tecnologías sociales.
  • Movimiento de tecnología apropiada (The appropriate technology movement – América Latina, décadas de 1970 y 1980). Buscaba redefinir las tecnologías en tanto herramientas para el desarrollo. En esta región, la apropiación tecnológica surgió en un contexto de tensión entre la represión política y la influencia de nuevas formas de activismo y participación. Este movimiento logró desarrollar sus propias redes y tecnologías locales para redefinir la apropiación tecnológica de una manera más adecuada a las necesidades de la región. Además, fue pionero en impulsar herramientasen áreas como la agroecología.  
  • Movimiento ciencia para la gente (PSM, The People’s Science Movement – India, desde 1960). Heredero de la tradición gandiana y nehruviana de pensamiento sobre tecnología y desarrollo,  este movimiento se originó a través de varios debates y encuentros  de ciencia popular que se desarrollaron en ese país a fines de los ´60, a raíz de discusiones entre científicos, tecnólogos y organizaciones de la sociedad civi. El Movimiento de ciencia para la gente se en centra en desarrollar en el potencial de las técnicas tradicionales a través de la vinculación con elconocimiento científico aplicado.
  • Hackerspaces, fablabs y makerspaces (internacional, desde el 2000). Estas comunidades de desarrolladores forman espacios de trabajo en los que se reúnen para aprender sobre diversas herramientas y tecnologías digitales y utilizarlas en diseños que respondan a necesidades específicas. Algunos encuentros son voluntarios, otros tienen algún aval institucional, pero en todos se produce el desarrollo de prototipos y soluciones mediante el uso de tecnologías de acceso libre.
  • Red de tecnología social (STN o The Social Technology Network – Brazil, 2000-2012). Este movimiento involucró a un amplio rango de participantes entre los que había activistas académicos, gremialistas, representantes políticos, agencias de financiamiento y, especialmente, organizaciones no gubernamentales. Buscaban potenciar la inclusión social y la participación e ingresos públicos, poniendo a la comunidad en el centro de las nuevas capacidades de desarrollo científico y tecnológico. Su principal objetivo era alcanzar un proceso de innovación más democrático, introduciendo iniciativas aisladas dentro del marco de las políticas públicas.
  • Red Honey Bee (HBN o The Honey Bee Network, India, desde los ´90). Surgió en 1989 entre un grupo de científicos, agricultores, académicos y otros participantes interesados en documentar y difundir conocimientos tradicionales e innovaciones locales. Se aseguraron de que los innovadores recibieran beneficios por sus invenciones, puesto que en general eran personas con poca formación académica que se basaban en sus propios conocimientos locales y tradicionales.  Como segundo paso, esta red pretende explorar el potencial comercial de tales productos y procesos identificados.

Estos casos fueron analizados en el marco de un proyecto de investigación más amplio denominado “Innovaciones de base: perspectivas históricas y comparativas” (Grassroots Innovation: Historical and Comparative Perspectives), desarrollado entre 2012 y 2015.

Fue financiado por el Consejo de investigaciones económicas y sociales (Economic and Social Research Council) del centro STEPS (por Social, Technological and Environmental Pathways to Sustainability, que en castellano significa “Caminos sociales, tecnológicos y ambientales para la sustentabilidad) de la Universidad de Sussex y busca contribuir al entendimiento, el debate y la valorización de los movimientos de base en tanto generadores de conocimiento e innovación.

Por su parte, los investigadores que participaron en este proyecto están distribuidos geográficamente en Buenos Aires (Argentina), Brighton (Inglaterra), Bogotá (Colombiua) y Delhi (India).

Si querés acceder a la introducción del libro, podés bajarla desde este link.