En las
últimas décadas, la creciente profesionalización de la ciencia ha
aumentado exponencialmente la competencia, muchas veces en desmedro de
la colaboración para la producción del conocimiento. La ciencia abierta
trata de revertir este proceso a partir de la apertura y la colaboración
abierta. Por eso, las iniciativas de ciencia abierta se caracterizan
por poner en libre disponibilidad una serie conocimientos y datos que
antes no siempre se encontraban en el acervo público.

Nuestro colega Mariano Fressoli cuenta más detalles al respecto, en esta entrevista publicada por El plan C, que es solo un adelanto de algunos de los temas que se debatirán en el encuentro internacional Comunes, desde este miércoles 4 de mayo, en Buenos Aires.

 

Entrevista a Mariano Fressoli: “La ciencia abierta restituye al dato como bien común”

M-Fressoli-1

Especialista en ciencia e innovación abierta y miembro fundador del centro Steps América Latina, Mariano Fressoli tiene un amplio recorrido en todo lo que refiere a economía colaborativa
e investigaciones científicas y técnicas. Conocedor de los problemas de
innovación y desarrollo sustentable, se refirió a los avances de la
fabricación digital en los países periféricos en una charla con alumnos
de la Universidad Abierta Interamericana. Destacó que las dos
principales características de la ciencia moderna son la producción y la
competencia, y que el principal objetivo de la ciencia abierta pasa por
tratar de revertir este proceso de encerramiento a partir de la
colaboración.

Fressoli formará parte de Comunes,
encuentro internacional sobre economías colaborativas y cultura libre
que se llevará a cabo de manera gratuita entre el 4 y el 7 de mayo en el
Centro Cultural de la Cooperación y el Club Cultural Matienzo.

¿Cómo define la ciencia abierta y la innovación
abierta? ¿Qué relación tienen con la economía colaborativa y la
cultura libre?

Dos características que definen a la ciencia moderna son la
colaboración para la producción de conocimiento y la competencia. La
tensión entre ambas facilita la innovación y resolución de problemas.
Sin embargo, en las últimas décadas la creciente profesionalización de
la ciencia ha aumentado exponencialmente la competencia, muchas veces en
desmedro de la colaboración. Por ejemplo, laboratorios que trabajan en
el mismo tema o problema, aun cuando se encuentren en la misma
universidad, a veces evitan colaborar, se retacean datos, mantienen el
secreto sobre lo que están investigando, etc. A esto se suma la presión
por patentar y las crecientes dificultades para acceder a publicaciones
científicas que son pagas. Todo esto hace que el conocimiento que
producen los científicos sea cada vez más inaccesible. Entonces, en
lugar de ser un bien público, el conocimiento se transforma en un objeto
escaso por el cual es necesario pagar para acceder; con ello se
resiente la colaboración y la innovación.

La ciencia abierta trata de revertir este proceso de encerramiento de
la ciencia moderna a partir de la apertura y la colaboración abierta.
Las iniciativas de ciencia abierta se caracterizan por poner en libre
disponibilidad una serie conocimientos y datos que antes no siempre se
encontraban en el acervo público. Por ejemplo, proyectos como e-Bird
permiten que los ciudadanos participen en la producción de datos
mediante la identificación de aves. Esto acelera el proceso de
recolección de la información. Cuando, como en el caso de e-Bird se
juntan miles de entusiastas que pueden identificar aves a partir de una
aplicación de celular, la masa de datos que se genera es enorme. Además,
el proceso de apertura de la ciencia abierta se beneficia  de
nuevas tecnologías de información y comunicación, y tecnologías web
(incluyendo redes sociales), lo que ha creado oportunidades para
aumentar la escala y acelerar el proceso de apertura y colaboración en
la producción científica.  Hoy existen plataformas de datos
abiertos; recursos educativos abiertos; publicaciones abiertas; sitios
web que facilitan la publicación de notas de laboratorio; etc. Se abren
así nuevos espacios de producción colectiva de conocimiento más allá de
las estructuras formales. Este punto es clave porque permite que los
datos científicos dejen de ser de uso exclusivo de los científicos y se
conviertan en auténticos bienes comunes. La idea es que cuando más gente
pueda acceder al conocimiento científico, mayor interés va a existir en
la ciencia y el público va a tener más voluntad de participar, pero no
como meros receptores sino como colaboradores y actores que puedan
opinar sobre la orientación de la investigación científica.

¿De aquí a unos años, cuáles creen que van a ser las
formas de producción que van a favorecer el crecimiento de los países
periféricos en términos de fabricación digital?

Las tecnologías de fabricación digital acortan los tiempos requeridos
entre el diseño y la producción, y así permiten acelerar los mecanismos
de producción flexible de pequeñas cantidades de productos. Las
herramientas de fabricación digital están generando una explosión de
aplicaciones y usos, y en la actualidad se puede producir casi cualquier
cosa por estos medios. Los usos actuales de la fabricación digital
incluyen joyas, vestimenta, muebles, maquinas, alimentos, y prótesis,
entre otros.

Estudios recientes muestran que la fabricación digital está dejando
de ser un nicho reducido al prototipado y la experimentación y cada vez
más empresas y emprendedores están utilizando esta forma de producción
para la fabricación de pequeñas series de productos. Sólo en la medida
que la fabricación digital se convierta en un espacio abierto y
colaborativo es factible mantener la posibilidad de la apropiación local
y la democratización de la producción.

¿Cómo ve el avance de las nuevas tecnologías en los países periféricos?

Existen un montón de nuevas tecnologías y nuevas prácticas que están
modificando la forma de producir y de comprender el mundo. A mi
entender, más que pensar en tecnologías puntuales, resulta interesante
observar los procesos sociales que construyen esas tecnologías y como
estas favorecen o reducen la libertad, la participación y la creatividad
de las personas.

comunes

Mariano Fressoli participará el próximo jueves 5 de mayo desde las 12 en el la mesa de debate “Cultura Libre y Open Todo”, dedicada a software libre, hardware libre, datos y ciencia abierta. Será en el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini, Av. Corrientes 1543.

 

Lee el artículo original de Matías Tojter, haciendo clic aquí.