Una base de conocimiento amplia y diversa es un condimento central para cualquier modelo de desarrollo. El enfoque de los sistemas nacionales de innovación sostiene que las posibilidades de innovación en una economía no dependen sólo del desempeño de organizaciones específicas como empresas u organismos públicos de investigación sino que resulta igualmente importante el grado y tipo de relaciones que existan entre ellas para el intercambio de conocimiento.

La multidisciplinariedad y la diversidad, ambas fuentes de creatividad, contribuyen a impulsar el trabajo en red entre actores diversos. En muchos campos del ámbito científico se aprende en el contexto de aplicación. Así, la interacción con actores del sector productivo permite identificar nuevos problemas de investigación y validar resultados científicos. Por otro lado, en el ámbito productivo, la colaboración entre actores permite crear un pool de conocimiento para resolver problemas complejos y repartir costos y riesgos asociados al cambio tecnológico que crecientemente, además, demanda conocimiento científico.

Es común, por lo tanto, que se desarrollen redes de conocimiento voluntarias entre diversos actores (empresas, universidades, gobiernos, actores de la sociedad civil, etc.). Dado el impacto que estas redes tienen en la innovación y el desarrollo, los gobiernos de la mayoría de los países de Latinoamericanos han intentado favorecer estas vinculaciones desde los años ’90.

Tradicionalmente el foco de atención de los estudios de innovación estuvo puesto en las redes de conocimiento entre actores formales que funcionan en acuerdos relativamente cerrados de participación. Nuestra área de trabajo sobre redes de conocimiento retoma el análisis de los estudios de innovación pero lo extiende en dos direcciones. Por un lado, dado que en los países Latinoamericanos buena parte de la actividad económica y social sucede en la informalidad, estamos interesados en estudiar redes de conocimiento entre actores formales e informales, y en particular entender el efecto que ellas tienen sobre la inclusión. Por otro lado, como creemos que el impacto social potencial del conocimiento podría amplificarse en contextos de mayor apertura, nos interesa entender cómo funcionan las redes abiertas y colaborativas y sus impactos actuales y futuros tanto en la generación de resultados de conocimientos que de otra forma no hubieran podido ser alcanzados como en fomentar una mayor democratización del conocimiento.