Coordinación del proyecto: Valeria Arza

Participantes: Valeria Arza, Mariano Fressoli, Anabel Marin, Patrick van Zwanenberg y Florencia Arancibia

Las prácticas de ciencia abierta pueden contribuir a la solución de problemas de desarrollo porque hacen un uso más eficiente de los recursos invertidos en generación de nuevo conocimiento; porque facilitan un uso más equitativo del conocimiento al liberar las restricciones al acceso; y porque democratizan el diseño de la agenda de investigación. Nuestro marco teórico identifica tres dimensiones de apertura: i) qué materiales y procesos de la producción de conocimiento científico se abren, ii) quienes participan y iii) alcance de la apertura. Proponemos utilizar información recolectada en base a encuestas y entrevistas para identificar experiencias de ciencia abierta, estudiar cómo son los procesos de apertura; sus beneficios; los obstáculos, y proponer herramientas para expandir y profundizar la ciencia abierta en el país.

Agencia financiadora: Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MinCyT)

Ver la propuesta completa